Mi casa en Baños de Agua Santa

Camino a casa me abandonan los lugares,

es el límite,

se eleva una montaña.

La ciudad es amordazada,

me conduce un rio,

es intensa la corriente.

Camino a casa el niño escala un cordón para montar la bici,

el carpintero escucha románticos,

un gato se esparce sobre el sillón.

La casa es tan pequeña, tan aventanada,

que subo hasta el Cotopaxi en la tarde,

y me sumerjo entre las nubes por la mañana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s